Saltar al contenido

Desafíos y limitaciones del Presupuesto Participativo en Aguascalientes

Desafíos y limitaciones del Presupuesto Participativo en Aguascalientes

Por:Manuel Gutiérrez*

En los últimos años, el Presupuesto Participativo ha emergido como una herramienta clave para promover la democracia y la participación ciudadana en la toma de decisiones de ejercicio presupuestal. En Aguascalientes, este enfoque ha sido implementado con la intención de fortalecer la conexión entre la administración pública y la comunidad local, o eso debería ser.

Sin embargo, los presupuestos participativos que presentan requisitos excesivamente exigentes en sus bases pueden generar desafíos significativos y limitar la participación efectiva de la comunidad. Aunque es necesario establecer criterios para garantizar la viabilidad y la eficacia de los proyectos, la rigidez extrema puede tener consecuencias negativas en la inclusión y representación de las diversas voces de la población.

Crédito:Photo by Emmanuel Mejía Chang on Unsplash

El Presupuesto Participativo en Aguascalientes enfrenta desafíos significativos que requieren atención y reflexión.

En primer lugar, la complejidad de los requisitos puede desalentar la participación de grupos de bajos recursos o comunidades marginadas que podrían carecer de la capacidad técnica o los recursos para cumplir con los estándares establecidos.

Esto crea una barrera de entrada injusta y refuerza las desigualdades existentes en la sociedad, ya que los grupos más vulnerables pueden quedar excluidos del proceso participativo.

La convocatoria emitida por el municipio de Aguascalientes en su edición 2024 plantea requerimientos que exceden las posibilidades técnicas de casi cualquier habitante del municipio – a menos que se trate de personas ingenieras civiles, urbanistas, arquitectas, entre otras dedicadas al desarrollo de proyectos urbanos.

Por ejemplo, en su requisito 4, pide un anteproyecto detallado con datos, algo que alguien de a pie no podría conseguir. Cuando lo ideal sería pensar en una convocatoria donde la ciudadanía vertiera sus ideas y a partir de ellas, el equipo de profesionales del lMPLAN se dedicará a seleccionar de acuerdo a su viabilidad y factibilidad. Después de que, desde las instituciones correspondientes, se cubran los requisitos, otra etapa del desarrollo de la convocatoria volviera involucrar a la comunidad para gestionar acuerdos y requisitos específicos del entorno.

Crédito: LJA.mx

Además, la burocratización del proceso suele traducirse en una excesiva complejidad y rigidez en los criterios de elegibilidad para los proyectos. También, puede llevar a una concentración de la participación en manos de grupos organizados y bien financiados, excluyendo a los individuos y comunidades con menos recursos y capacidad organizativa. Lo que genera es una distorción de la representación genuina de las necesidades de la población y perpetúa desigualdades sociales, ya que solo ciertos sectores pueden acceder y beneficiarse del proceso participativo.

Otro problema asociado con la rigidez en los requisitos es la falta de flexibilidad para abordar necesidades emergentes o proyectos innovadores que podrían no ajustarse perfectamente a las categorías predefinidas. Esto limita la capacidad del proceso participativo para adaptarse a las cambiantes realidades y prioridades de la comunidad, haciendo que el presupuesto participativo sea menos ágil y efectivo para abordar problemas urgentes.

En resumen, la excesiva exigencia en las bases de los presupuestos participativos en Aguascalientes puede resultar en una exclusión injusta, distorsionar la representación y limitar la capacidad del proceso para adaptarse a las necesidades cambiantes de la población.

Es esencial encontrar un equilibrio que permita la participación de diversas voces y garantice que el proceso sea inclusivo, transparente y receptivo a las verdaderas necesidades de la comunidad.


* Manuel Gutiérrez es Vicecoordinador de Colectivo SerGay de Aguascalientes, Activista social por los Derechos Humanos de personas LGBT, además de los derechos sexuales y reproductivos. Consejero en prevención de VIH, prevención del SIDA. Consejero en asuntos jurídicos relacionados con Violación de Derechos Humanos. Promovente de Amparos para la protección de las libertades y el ejercicio pleno de los Derechos Humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Síguenos